martes, 21 de febrero de 2012

EL SUEÑO








—¡Eres mía!
Adele se despertó sobresaltada. Tenía de nuevo aquel sueño, desde hacía dos semanas soñaba lo mismo. Un lugar en el desierto y un hombre a quien no podía ver el rostro le decía esas palabras. Pensó que su imaginación le gastaba una pesada broma de mal gusto. Tenía miedo de cerrar los ojos y dormir, sentía que cuando lo hiciera se transportaría otra vez a ese lugar de una manera muy real. Esa noche tomó un par de pastillas para dormir, pero eso no evitó que soñara con ese hombre.
—¡Eres para mí! El desierto será testigo de mis palabras...
—Yo pertenezco al Templo de Istar.
Él agarró a la mujer por los brazos con fuerza, Adele sintió el dolor y su odio.
—¡Jamás volverás allí!
Unas gotas de sangre se deslizaron por la comisura de los labios de la mujer. Adele sintió el puñal en su estómago, era tan real que gritó para despertarse. Se agitó con violencia, pero el dolor resultaba insoportable y le atravesaba las entrañas. Sus gritos hicieron acudir a su compañera de piso a su habitación.
—¡Adele! ¡Dios!—gritó su amiga al ver la ropa de la cama manchada de sangre.
Dos días más tarde, el informe de la autopsia establecía que Adele había muerto desangrada, por lo que parecía una herida de arma blanca. 

No hay comentarios: